El Proyectista General, Figura Clave del Proceso Inversionista

. Posteado en la Revista 1 - Opinión

smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon
Por el Dr. Arq. Armando Galguera Rodríguez

En Cuba se ha ido perdiendo la figura del proyectista general y, por ende, el control de autor. Varios han sido los factores, algunos objetivos, pero a mi entender la

mayoría de carácter subjetivo. Durante mucho tiempo el control de autor se utilizaba o no, y era potestad del inversionista contratarlo o no. Aunque esta práctica por suerte se ha erradicado y hoy es obligatorio contratar a las empresas de proyectos, en ocasiones problemas objetivos, agravados por el Periodo Especial, motivan que las visitas de los proyectistas a la obra sean cada vez más esporádicas.

Debido a esto muchos piensan que el proyecto de una obra finaliza con la entrega de los planos, cuando en verdad debe concluir al término de ésta. Los mejores profesionales de Cuba han sido aquellos que no han abandonado las obras hasta su culminación.

2Actualmente existen arquitectos e ingenieros con esa cualidad y categoría y son reconocidos nacionalmente. Sin embargo, puedo asegurar que cada día son menos, pues las obras ejecutadas, la experiencia y la práctica profesional que se adquieren en ese seguimiento de la obra hasta su conclusión, son los verdaderos formadores del proyectista general.

Si nos remontamos a décadas pasadas, un modelo significativo lo constituye la práctica profesional del arquitecto Antonio Quintana, quien al proyectar el Parque Lenin, por sólo señalar un ejemplo, tenía en su equipo de trabajo a varios de los mejores profesionales de aquella época. A pesar de eso, no hubo piedra, árbol o edificación de los que él no estuviera al tanto, cómo se ejecutaba y con cuáles fines. Otro ejemplo positivo es la construcción del viaducto de La Farola. Durante su ejecución, los ingenieros Maximiliano Isoba y Luis Pérez Cid la visitaban semanalmente. Muchas soluciones se precisaban a pie de obra, por lo difícil de tal construcción (no podemos dejar de mencionar al constructor Carlos Américo, como ejecutor de tan importante vial).

En contraposición, actualmente hay hoteles a cuyos planos originales se les efectúan tantos cambios y modificaciones (a veces el proyectista ni se entera) que cuando finaliza su edificación no se sabe quién fue el autor.

La política del MICONS, la UNAICC y de las empresas proyectistas, es ir rescatando la práctica del control de autor, pero si no toman conciencia todos los factores que intervienen en la obra: inversionista-proyectista-constructor, nada será fácil. Aún existen algunos profesionales a los que esta política no les agrada mucho, quieren hacer y deshacer a su entender. Afortunadamente cada día son menos, pero todavía encontramos tales casos.

Incluso en el proceso inversionista el control de autor no aparece del todo claro; las responsabilidades se mezclan, se cruzan, y no hay una verdadera armonía y responsabilidad entre inversionista, proyectista y constructor.

Cuando un proyectista se enamora de lo que hace, vigila y controla su proyecto, los resultados finales casi siempre son óptimos. A veces sí se enamoran de su proyecto, pero por determinados motivos no visitan la obra y las cosas no salen bien.

En el pasado no había obra en construcción que en la cerca o el cartel identificativo no incluyera el nombre de los proyectistas y constructores. La UNAICC está desarrollando la política de colocar placas con el nombre de los proyectistas y constructores en las obras significativas. He visto como en edificaciones relevantes dentro de la reconstrucción de La Habana Vieja, y en otras que se ejecutan en el Vedado, hay una verdadera preocupación por poner vallas donde se consignan, además de las características de la obra, los datos de los profesionales involucrados. Otras permanecen en el anonimato, a pesar de constituir inmuebles de calidad y belleza.

Ante todo hay que seguir trabajando, rescatar a muchos que se han alejado del control de autor, y formar a otros como verdaderos profesionales y proyectistas generales. La cantera existe en cantidad suficiente. Los proyectistas generales y el control de autor son una verdadera necesidad en el proceso inversionista que necesita el país para el desarrollo que todos nos proponemos.
Cita este articulo en tu pagina web

Para crear un enlace en tu pagina web o blog,
copia y pega este texto en tu sitio o blog.




Vista previa:

El Proyectista General, Figura Clave del Proceso Inversionista
Sábado, 14 Julio 2012
Comparte este artculo Yahoo Googlize this Facebook Exportar a PDF Imprimir E-mail ...

© 2014 - Revista Obras


Powered by QuoteThis © 2008